El origen de la ciudad se remonta a hace un par de siglos cuando se fundaron la misión y el presidio de San Francisco. La misión suponía la continuación de la labor evangilizadora realizada por los misioneros españoles a lo largo de la costa de California pero ahora apenas quedan restos de la época española.

Luego vinieron la dominación mexicana, la independencia, la fiebre del oro, el terremoto y el incendio de 1906. Entonces ya se hablaba del carácter excéntrico de los habitantes de San Francisco, algo que se puede observar a diario si se camina por las calles de la ciudad. Carácter excéntrico, gente si hogar y sin recursos que vienen de otras partes atraidas por el clima, la fama de la ciudad y los beneficios sociales de los que pueden disfrutar.

Actualmente San Francisco es el motor y capital de Silicon Valley. Una ciudad plena de oportunidades para emprendedores y gente que trabaje en el mundo de la informática. Oakland, Sunny Valley, Palo Alto y otras tantas ciudades son las sedes de multitud de empresas de Internet o de informática. Los periódicos o las páginas web de empleo, por no hablar de esa biblia llamada craigslist están repletos, cada día, de ofertas de trabajo para los locos del ordenador.

San Francisco tiene un ambiente internacional y su población está formada por un crisol de culturas siendo los principales grupos étnicos el mexicano y el chino. Tal diversidad se acaba reflejando en la múltiple oferta culinaria de la que se puede disfrutar en la ciudad.

El visitante no puede esperar en Frisco ver las playas del sur de California. La temperatura de la costa no suele invitar al baño y muchas veces la niebla que entra a diario en la bahía veda la posibilidad de ver el sol.

 

fotografía: by Dawn Endico