La propina, conocida aquí como “tip” es, como el baseball, uno de los elementos de la cultura americana que resulta difícil de comprender para un español. Aquí se acostumbra dejar propina en los bares o restaurantes en los que te llevan la comida a la mesa o en la barra del pub, donde obviamente lo que hace el camarero es ponerte la bebida dentro del ángulo de acción de tu brazo.

El porcentaje actual está en el 20 por ciento, pero es algo que es susceptible de subir. Menos mal que el dólar está como está ahora mismo porque es un dolor ver como los billetes verdes -aquí todos son del mismo color- desaparecen de la cartera.

En la barra del pub, en cambio, se deja un dólar y listos. Cuando uno paga con la tarjeta de crédito el recibo que le dan para firmar viene ya con un espacio en el que añadir la propina. Eso es poner las cosas fáciles. Sólo falta la calculadora para no equivocarse al añadir el “tip”.

 Eso sí, los receptores de las propinas se las curran: todo son sonrisas, saludos, preguntarte por tu vida, darte consejos sobre lo que comer o beber… Realmente es lo que se está pagando con la propina.

fotografía: by jeffreywithtwof’s